SISTEMA DE REDUCCIÓN DE OXÍGENO

La “prevención”, el mejor método

Todas las tecnologías o métodos tradicionales de extinción de incendios tienen el mismo problema: se aplican cuando el daño ya está hecho. Se use el medio que se use, espuma, agua nebulizada, aspersores, gas o agua, todos se activan o utilizan cuando ya se ha detectado el fuego. En otras palabras, los métodos comunes y conocidos de extinción de incendios son soluciones exclusivamente reactivas. A menudo, los daños que causan los medios de extinción son peores que los que provoca el propio fuego. Además, existen multitud de aplicaciones, como es el caso de los centros de datos, las salas de servidores, las cámaras frigoríficas, las industrias papeleras y muchas más, donde las consecuencias de usar agua o gas pueden ser desastrosas. Siempre que la electricidad aparece en escena, el uso de agua puede desencadenar situaciones realmente catastróficas. Los almacenes de grandes dimensiones, como las cámaras frigoríficas, no se pueden anegar con un depósito de gas, por ejemplo.
Isolcell tiene como objetivo proporcionar una solución óptima para la mayoría de las aplicaciones antes mencionadas, que garantice la máxima seguridad impidiendo simplemente que el fuego llegue a declararse.

"Eliminar completamente el riesgo de incendio y salvaguardar a las personas, los edificios y sus contenidos ya es posible gracias a los sistemas de agotamiento de oxígeno N2 Firefighter de Isolcell".