CONCEPTO

Una atmósfera generada y controlada hace que sea imposible que se declare un fuego

Para que un fuego se declare, son necesarios tres elementos: Calor, combustibles y un agente de oxidación, normalmente el oxígeno. Cuando estos elementos se combinan en las proporciones adecuadas, el resultado natural es un fuego. Para poder prevenir o extinguir un fuego, hay que eliminar cualquiera de estos elementos. Una vez que el fuego se ha declarado, las reacciones exotérmicas en cadena lo alimentan y mantienen el incendio hasta que o a menos que se elimine uno de los elementos que lo sustentan.

Los métodos tradicionales de combatir el fuego lo que hacen es privar al fuego del oxígeno que necesita para seguir ardiendo, bajar la temperatura del combustible por debajo de la temperatura de ignición, o bien crear una barrera de gases inertes que ataquen la reacción química responsable del fuego.

Con N2 FIREFIGHTER®, prevenimos activamente el inicio del proceso de combustión reduciendo ininterrumpidamente la cantidad de oxígeno.